This really is the greatest time to be alive if you want to fulfill Jesus’ commission from Matthew 28:19 to “make disciples of all the nations” (NJKV), making sure everyone gets a chance to experience God’s love.

Ted Vail

Foursquare Missions International (FMI) finds itself in a unique place, in part because it started with the belief that the local guy or gal could bring the gospel to his or her own people.

We call this missiology the Four Stages of national church development, following a pattern we see in the Bible. We send missionaries to reach and disciple locals; locals then become leaders; they establish churches; and that creates movements within our Foursquare movement.

What puts FMI in such an exciting place now is that we have a global force of national leaders and workers. It’s not just the U.S. Church that’s doing this. It’s a global movement reaching the world together.

Reaching the unreached: It includes you!

When Jesus was in Samaria, He said (to paraphrase John 4:35): “Lift up your eyes, and look at the fields. You say four months until the harvest, but I say right now.” It’s interesting that He said this in Samaria. These were people that the Jews didn’t even see as a legitimate harvest, but Christ said that they were ready and that His followers should “lift up [their] eyes” to the possibilities.

In the same way, we live in a time when we can take the gospel to those who are different than us, to cross borders and participate in cross-cultural ministry. God has brought the nations to our shores as students, refugees, immigrants and workers. It’s like the Lord is saying, “Hey, I trust you guys to reach out to them if I bring them to you.”

God is trusting us and leading us to all be on mission together. This isn’t just elite missionaries doing the work “somewhere out there.” Don’t get me wrong—we do still need missionaries and apostolic, catalytic nation-changers. But we also need neighborhood-changers.

Foursquare Missions International is your missions department. Our success is helping you to get the gospel to everybody. You are needed—as a church, as a pastor, as a person—to be on mission with us as we reach the nations.

Partnering as a global foursquare family

I’m so grateful for what God has done in this movement to allow us to be in a season of growth. But it will only work if we do it together, with true partnership.

Now, partnership isn’t code for “just give us money”; instead, we see partnership as much more holistic. If you look in Philippians, partnership is the joining together of believers in praying, in giving and supporting workers who otherwise couldn’t support themselves, and in going to the world as missionaries. Each of us has an opportunity to put our lives in the offering plate, saying, “Here I am. Send me” (Isa. 6:8, NLT).

So, here’s good news and bad news: You are limited. No one person is the apostle of everything. No one person is going to reach the world alone. God has designed us as people, but also as churches, to be limited and to need one another. If we’re going to reach the world, if we’re going to reach your neighborhood, it’s going to come with partnership.

Imagine a people group moves into your neighborhood, but you’re not sure how to reach them. Now imagine that you have at your disposal the resources of a global movement that is already reaching that people group.

Our FMI area missionaries are extensions of your local church. They minister and serve cross-culturally all over the world. They are available to answer your questions about how to reach people in your neighborhood.

They’re also key to us strategically allotting the catalytic FMI Global Mission Fund, which focuses on the unreached and on strategic partnership with our global Foursquare family. It is dependent on Foursquare churches’ generosity, and 100 percent of this fund goes to the field. It’s even allotted to cover workers in areas that we can’t talk about—countries where you might think, “The gospel’s probably not able to reach that place.”

Finding creative means for missions today

What we’re realizing is that many doors for traditional missions worldwide are being closed. With this in mind, we’re looking for other ways to bring the gospel to people.

One aspect of missions that we’ve rediscovered is disaster relief. Foursquare’s heritage is sharing the gospel through proclamation and demonstration—acts of power through the Holy Spirit and also acts of compassion. 

Foursquare Disaster Relief (FDR) works worldwide to bring that cold cup of water in Jesus’ name, to help people in crisis, through local Foursquare churches that have a presence where disasters have struck, and that are going to be there after TV cameras and first responders are gone.

We’re also finding creative ways to bring the gospel through people who may not be classical trained ministers or funded missionaries. Business As Mission (BAM) provides a way for business professionals to take the gospel to influential people within a country. We’re seeing more students on mission; we’re seeing immigration as mission. Doors to traditional missions may be closing in some ways, but we’re seeing God open doors in new areas.

Praying to push back the darkness

When I look down the list of once-unreached people groups that now have the gospel through Foursquare missions, they all have one thing in common: They have all experienced a miracle or a demonstration of the Holy Spirit.

Of course, resources, workers and funds are important, but we’re looking at places where the first thing we need is a huge breakthrough in prayer. When you go after the unreached, you really are breaking down strongholds of darkness.

Without this partnership of prayer, all of us together, reaching the unreached will never happen. So, can I ask you to pray? Pray for the nations. We have been called to reach them, whether overseas or just past your backyard.

In light of this commission, we need your partnership in the gospel at all levels. At harvest time, everyone has work. We at FMI want to help you fulfill the Great Commission in your world. It’s bigger than we are, but it’s not bigger than God. Let us know how we can help you. Together, we can reach the world.

Three ways you can reach the unreached with FMI:

PRAY: Download FMI’s Monthly Prayer Guides, and pray daily for specific regions and people. Find printable guides.

GIVE: Give personally and as a church to FMI’s Global Mission Fund, which focuses on reaching the unreached. Give now.

GO: Train intensively to become an FMI missionary, ready to deploy wherever God calls. Sign up now.

Share This Message by Video


La Familila Cuadrangular en Misión

Estamos viviendo en el mejor momento si queremos cumplir la comisión de Jesús de “haced discípulos de todas las naciones” (Mateo 28:19, RV60), asegurándonos de que todos tengan la oportunidad de experimentar el amor de Dios.

Ted Vail

Foursquare Missions International (FMI o Misiones Cuadrangulares Internacionales) se encuentra en un lugar único, en parte porque empezó con la creencia de que el hombre o la mujer local podía llevar el evangelio a su propio pueblo. 

Llamamos a esta misionología las Cuatro Etapas del desarrollo nacional de la iglesia, siguiendo el modelo que vemos en la Biblia. Enviamos misioneros para alcanzar y discipular a los locales; estos locales luego se convierten en líderes, ellos establecen iglesias, y esto crea movimientos dentro de nuestro movimiento Cuadrangular.

Lo que coloca ahora a FMI en un lugar tan emocionante es que tenemos una fuerza global de líderes y obreros nacionales. No sólo es la iglesia de los EE.UU. la que está haciendo esto. Es un movimiento global alcanzando al mundo juntos.

Alcanzando a los No Alcanzados—¡Esto te incluye a ti!

Cuando Jesús estaba en Samaria, dijo, (parafraseando Juan 4:35): “¿No dicen ustedes: aún faltan cuatro meses para la siega? Pero he aquí yo les digo: Alcen los ojos y miren los campos, ahora es el tiempo”. Es interesante que esto lo dijo en Samaria. Estas eran personas que los judíos no veían ni siquiera como una cosecha legítima, pero Cristo dijo que estaban listos y que Sus seguidores debían “alzar sus ojos” ante las posibilidades.

Foursquare Missions International (FMI o Misiones Cuadrangulares Internacionales) se encuentra en un lugar único, en parte porque empezó con la creencia de que el hombre o la mujer local podía llevar el evangelio a su propio pueblo. 

Llamamos a esta misionología las Cuatro Etapas del desarrollo nacional de la iglesia, siguiendo el modelo que vemos en la Biblia. Enviamos misioneros para alcanzar y discipular a los locales; estos locales luego se convierten en líderes, ellos establecen iglesias, y esto crea movimientos dentro de nuestro movimiento Cuadrangular.

Lo que coloca ahora a FMI en un lugar tan emocionante es que tenemos una fuerza global de líderes y obreros nacionales. No sólo es la iglesia de los EE.UU. la que está haciendo esto. Es un movimiento global alcanzando al mundo juntos.

Alcanzando a los No Alcanzados—¡Esto te incluye a ti!

Cuando Jesús estaba en Samaria, dijo, (parafraseando Juan 4:35): “¿No dicen ustedes: aún faltan cuatro meses para la siega? Pero he aquí yo les digo: Alcen los ojos y miren los campos, ahora es el tiempo”. Es interesante que esto lo dijo en Samaria. Estas eran personas que los judíos no veían ni siquiera como una cosecha legítima, pero Cristo dijo que estaban listos y que Sus seguidores debían “alzar sus ojos” ante las posibilidades.

De la misma manera, vivimos en un momento en el que podemos llevar el evangelio a aquellos que son diferentes a nosotros, cruzar fronteras y participar en el ministerio transcultural. Dios ha traído las naciones a nuestras costas en forma de estudiantes, refugiados, inmigrantes y trabajadores. Es como si el Señor está diciendo, “Confió en que ustedes buscarán alcanzarlos si se los traigo”.

Dios está confiando en nosotros y dirigiéndonos a que todos estemos en mission juntos. Esto no se trata solamente de misioneros de élite haciendo la obra “en algún lugar”. No me malinterprete—todavía necesitamos misioneros y ministerios apostólicos, catalíticos y transformadores de naciones, pero también necesitamos transformadores de vecindarios.

FMI es su departamento de misiones. Nuestro éxito consiste en ayudarle a usted a llevar el evangelio a todos. Usted es necesario—como iglesia, como pastor, como persona—para participar con nosotros en las misiones alcanzando a las naciones.

Asociándonos como una Familia Cuadrangular Global

Estoy tan agradecido por lo que Dios ha hecho en este movimiento, de permitirnos estar en un tiempo de crecimiento. Pero sólo funcionará si lo hacemos juntos, con una asociación verdadera.

Si vemos en Filipenses, la asociación consiste en la unión de los creyentes en la oración, en dar y en apoyar a los obreros que de otra manera no podrían sostenerse por sí mismos y en ir al mundo como misioneros. Cada uno de nosotros tiene la oportunidad de poner nuestras vidas en el plato de la ofrenda, diciendo, “Aquí estoy. Envíame a mí”. (Isa. 6:8, NTV)

Entonces, aquí hay buenas noticias y malas noticias: Estamos limitados. Ninguna persona es apóstol de todo. Dios nos ha diseñado no solo como individuos sino como iglesias para necesitarnos el uno al otro. Si vamos alcanzar al mundo, si vamos alcanzar su vecindario, será por el resultado de la asociación.

Imagínese que un grupo de personas se muda a su vecindario, pero usted no está seguro de cómo alcanzarlos. Ahora imagínese que usted tiene a su disposición los recursos de un movimiento global que ya está alcanzando a ese mismo grupo.

Nuestros misioneros de FMI son extensiones de su iglesia local. Ellos ministran de manera transcultural por todo el mundo. Están disponibles para contestar sus preguntas sobre cómo alcanzar a las personas en su vecindario.

También ellos son clave para que podamos adjudicar estratégicamente del fondo catalítico de Misiones Globales de FMI, el cual se enfoca en los no alcanzados y en la asociación estratégica con nuestra familia Cuadrangular global. Depende de la generosidad de las Iglesias Cuadrangulares, el 100 por ciento de este fondo va a parar al campo. Incluso se usa para cubrir a obreros en áreas de las que no podemos hablar—países donde pudiésemos pensar que “probablemente el evangelio no pueda llegar a ese lugar”.

Buscando Medios Creativos para las Misiones de Hoy

Lo que estamos viendo es que muchas puertas para las misiones tradicionales a nivel global se están cerrando. Así que estamos buscando de maneras creativas de llevar el evangelio por medio de personas que quizás no sean los típicos ministros entrenados o misioneros sostenidos.

Foursquare Disaster Relief ayuda a la gente en crisis, sirviendo por medio de iglesias Cuadrangulares locales que tienen presencia en los lugares donde golpea el desastre. Business As Mission (BAM, o Negocios Como Misión) provee una manera a los profesionistas de negocios para llevar el evangelio a personas influyentes dentro del país. 

Estamos viendo a más estudiantes en misión, estamos viendo la inmigración como misión. Las puertas a las misiones tradicionales se podrán estar cerrando de alguna manera, pero estamos viendo a Dios abrir puertas en nuevas áreas.

Orando para Hacer Retroceder las Tinieblas

Cuando observo la lista de los grupos no alcanzados del pasado y que ahora tienen el evangelio por medio de las misiones Cuadrangulares, todos tienen una cosa en común: Han experimentado un milagro o una demostración del Espíritu Santo. 

Por supuesto que los recursos, obreros y fondos son importantes, pero lo primero que necesitamos es un enorme avance en oración. Cuando vamos por los no alcanzados, estamos realmente derribando fortalezas de las tinieblas.

Sin esta asociación de oración, de todos nosotros juntos, alcanzar a los no alcanzados nunca ocurrirá. Así que, ¿puedo pedirle que ore? Ore por las naciones. Hemos sido llamados a alcanzarlas, ya sea en el extranjero o en nuestro propio vecindario.

¿Podemos Estar en la Misión de Dios Juntos?

A la luz de esta comisión, necesitamos de su asociación en el evangelio en todos los niveles. En tiempo de cosecha, todos tienen trabajo. En FMI queremos ayudarle a cumplir la Gran Comisión en su propio contexto. Es más grande que nosotros, pero no más grande que Dios. Háganos saber cómo le podemos ayudar. Juntos, podemos alcanzar al mundo.

Por: Ted Vail es director de Foursquare Missions International y vice presidente de operaciones globales de La Iglesia Cuadrangular.