Someone once said: "None of us is as smart as all of us." Successful teams are those that have the ability to recognize that their strength is in their diversity, not their uniformity.

In a diverse team, members represent a variety of cultures, customs, personalities and abilities. People think differently, and they behave differently. If we see differences as a threat, or if we perceive those who are different from us as inferior, we are well on our way to conflict. But when you look at diversity as a blessing, as something to be valued, you are well on your way to building an effective ministry team.

Valuing diversity in our ministry teams means that we unite spiritually as brothers and sisters in Christ. It means that we love one another, respect and value one another beyond our differences.

Maturity and hard work are necessary to maintain the unity of the Spirit within a diverse body through the bond of peace. As the church, we must cultivate and build unity. We will always be different, but we can love, respect and value one another. That will empower all of us to be and to do our best.  

Valuing diversity is also releasing our diversity as we bind our hearts to a passion for souls; as we establish intelligent, spiritual ministerial relationships; and as we communicate our differences before presenting them as opposition. Instead of highlighting our differences, we can celebrate our diverse yet unified identity as the people of God: people from every tribe and language and people and nation (Rev. 5: 9, NIV).

As we value diversity, our Foursquare family could become the following

  • A church with members who are very different from one another (1 Cor. 12:12-21).
  • A church with redeemed members from every tribe, language, people and nation (Rev. 5: 8-10).
  • A church with worshipers of all nations, tribes, peoples and languages (Rev. 7: 9-10).
  • A church with fruitful ministers of all peoples (Isa. 56: 2-7).

Will you join me in praying for just such a future for our Foursquare family? Together, we can be more and do more for the kingdom.

HOW YOU CAN PRAY

What does unity in the church mean to you? Ask the Lord to give you a spirit of love, respect and peace, and to build spiritual bridges between the people in your congregation.

Praying with us? Include what you are praying for in a comment below.


Valoremos la Diversidad del Equipo

Alguien expresó en cierta ocasión: "Ninguno de nosotros es tan listo como todos juntos." Valorar es reconocer, es estimar, es validar el mérito de al­guien. Y diversidad es variedad, desemejanza y diferencia entre los miembros de un equipo o una comunidad. Es la abundancia, es la gran cantidad de varias cosas distintas entre ellos.

Los equipos exitosos son aquellos que tienen la capacidad de reconocer que en su diversidad, y no en su uniformidad, está su fuerza y su riqueza.

Cuando hablamos de la diversidad en un equipo, expresamos que sus miembros representan una variedad de cul­turas, costumbres, caracteres, habilidades, dones, formas de actuar , formas de pensar y realizar las cosas, etc., que lógicamente manifiestan la desemejanza entre los integrantes de ese equipo y señalan sus di­ferencias.

Ahora, es importante que entendamos que las diferencias en un equipo pueden servir para la guerra o para la grandeza. Cuando se mira la diferencia con el otro como una amenaza, como una molestia, como algo inferior a lo que yo soy, entonces esta traerá conflictos. En el equipo, opinar diferente será para discutir. Entonces, los diferentes dones y capacidades se usarán para competir. Las diferencias de carácter y de costumbres serán el ingrediente principal del chisme y de la desacreditación del otro. Pero cuando se tiene la virtud de mirar la diferencia con el otro como una bendición, como algo estimado que posee valor y mérito, entonces esta traerá grandeza.

Valorar la diversidad en nuestros equipos de ministerio significa unirnos espiritualmente como hermanos en Cristo, amándo­nos, respetándonos y valorándonos más allá de nuestras diferencias. Aunque la unidad es una realidad objetiva real, también es una meta a experimentar. La gente tiene conceptos preconce­bidos los unos de los otros y generalmente tienen diferentes aspiraciones. La madurez, el esfuerzo y el trabajo de la fe por amor son necesarios para mantener la unidad del Espíritu (dentro de un cuerpo diverso) por medio de lazos de paz. Debemos cultivar la unidad y trabajar en ella como iglesia. Unidad significa que somos diferentes pero que nos amamos, respetamos, valoramos y habilitamos para ser quienes debemos ser y hacer lo que debemos hacer.

Valorar nuestra diversidad es también liberarla al enlazar nuestro corazón en una pasión por las almas, establecer relaciones ministeriales inteligentes y espiri­tuales, y comunicar nuestras diferencias antes que po­nerlas en oposición, para que lejos de acentuar las diferen­cias podamos celebrarlas y afirmar nuestra identidad como pueblo de Dios: gente de todo linaje, lengua, pueblo y nación (Apocalipsis 5:9).

Que al valorar nuestra diversidad la familia Cuadrangular seamos: 

  • Una iglesia con miembros muy diferentes los unos de los otros (1 Corintios 12:12-21).
  • Una iglesia con redimidos de todo linaje, lengua, pueblo y nación (Apocalipsis 5:8-10).
  • Una iglesia con adoradores de todas las naciones, tribus, pue­blos y lenguas (Apocalipsis 7:9-10).
  • Una iglesia con ministros fructíferos de todos los pueblos (Isaías 56:2-7).

Daniel Prieto es el Coach Misional Hispano Nacional y el Chairman de la Comisión Nacional Hispana de la Iglesia Cuadrangular de Estados Unidos.